Este proyecto fue realizado con el apoyo del Programa Espacio Santafesino del Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe. Convocatoria 2012

Residencia

2016 / Temporada11

Del 6 al 18 de marzo. Cooragnizan: Curadora- Museo Castagnino+macro- CEC

Mimí Laquidara (Rosario)

CV
Concordia, Entre Ríos 1989
Es Licenciada y Profesora de Bellas Artes de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). En 2012 queda seleccionada para el Programa de Artistas de la Universidad Torcuato Di Tella coordinado por Mónica Girón. Fue seleccionada para participar de Salón Nacional de Rosario (2013 y 2014) donde recibió el Premio Fondo Nacional de las Artes. Participó de los Premios Itaú Cultural (2013), Premio Fundación Williams (2012 y 2015) y Premio Proyecto A (2012 Y 2014) donde obtuvo una Mención especial. En 2010 es becada por La Herrmana Favorita para participar del Seminario de Profesionalización de Artistas con Ernesto Ballesteros, Rafael Cippolini y Julia Converti. Becada en 2011 por el Banco de Entre Ríos y el Fondo Nacional de las Artes para realizar el taller de Análisis de obra a cargo de Rafael Cippolini y en 2015 para participar del taller “La Basurita” coordinado por Claudia del Río y Carlos Herrera.
Ha participado de exposiciones en macro (museo de arte contemporáneo de rosario), Galería Isla Flotante, Galería La Toma y diferentes ferias como Exprotrastiendas 2010, Poética Móvil 2010/2011 y arteBA 2014 junto a la Galería Isla Flotante.
Actualmente vive y trabaja en Rosario.

Proyecto
Arribé a Rincón sin algo concreto en mente, más bien con algunas incertidumbres sobre cómo iba a transcurrir todo. En principio quería cambiar mi lugar de trabajo citadino por un silencioso y tranquilo espacio en la naturaleza rinconera. Buscar nuevas formas de abordar la producción artística y sentarme, con tiempo, a reflexionar sobre la misma.
Aun así, el proyecto que desarrollé en Rincón empezó a gestarse el mismo día que llegué.
Surgió de caminatas por los alrededores, por el barrio de la casa de Cintia y Maxi, por el río, por las calles de Rincón y Arroyo Leyes. Observando la arquitectura, las construcciones provisorias, los clubs, los vestigios de la última tormenta y la fuerte inundación, que aún no baja del todo.
El primer día que salimos a caminar nos encontramos con un vivero que vendía entre otras cosas, un montón de enanos, hongos, lechuzas, híbridos coloridos y bolas de cemento de distintos tamaños. El dueño me comentó que las hacía esas bolas para decorar las casas o los patios. Como tengo cierta empatía y atracción hacia los materiales de construcción, hacia sus formas y estados, automáticamente este objeto se fijó como un punto en mi mente. La decisión que siguió a comprarla es que fuera amarilla.
En los recorridos que siguieron empecé a registrar emplazamientos y situaciones en donde aparecía la bola ubicada en distintos lugares. Encontré bolas de cemento pintadas de distintos colores y tamaños, ubicadas en los extremos de los techos de casas, en columnas que cercan los patios y en el pasto. También hice una serie de fotos de los canastos en donde se dejan las bolsas de basura, pensando que podían llegar a ser posibles bases para retratar la bola.
Empecé entonces a planificar situaciones que funcionaran como diálogos de la bola de cemento amarilla con el exterior. Para arrancar me hice una lista de ejercicios en donde debía darle movimiento (bola cruzando la calle, bola quieta en el camino de tierra con algo al lado que se mueva, bola cayendo). Y por otro lado una serie de retratos (bola apoyada en bases o pedestales naturales o en la arquitectura circundante, con algo que sea de similitudes cromáticas, formales, naturales, con animales).
De esta forma salió un conjunto de videos y fotografías que dan cuenta de un registro de situaciones de la bola amarilla en Rincón. Acciones mínimas y casi anónimas, que hacen pendular la condición de este objeto entre integrado y/o extraño en el entorno que va siendo emplazado. Algo así también como un diario de viaje hecho rodando, interviniendo el camino que la bola recorre. Y dando cuenta, al mismo tiempo, del lugar recorrido.

Valeria Gopar (Mar del Plata)

CV
Egresé como docente de la Escuela de Artes Visuales Martín Malharro de Mar del Plata especializándome en pintura.
Asistí a los talleres de producción y análisis de obra de los artistas Daniel Besoytaorube (Mar del Plata 1997-2000), Sergio Bazán (CABA 2001) y Pablo Siquier (CABA 2003-2009).
Expuse individualmente en el Centro Cultural de España con la curaduría de Horacio Zabala (Buenos Aires, 2005), en Mundo Dios (Mar del Plata, 2011) y en la Galería Casa de Madera (Mar del Plata, 2014).
Obtuve becas y subsidios de la Fundación Antorchas, Trama y el Fondo Nacional de las Artes. Participé en numerosas exposiciones colectivas, ferias y bienales.
Actualmente coordino un taller de producción y análisis de obra junto a Gustavo Christiansen en Mar del Plata.

Proyecto
Las referencias espaciales son el argumento principal en mis producciones.
Mediante la pintura, el dibujo y más recientemente el collage, retrato fragmentos de arquitecturas y objetos de uso cotidiano doméstico, con un lenguaje formal y sintético.
Estas obras surgen de un mundo personal, de sitios recorridos o visitados alguna vez, e intento mostrarlos con un sentimiento de extrañeza adulterando el referente.
El uso del color está dado por las reminiscencias de mis propios recorridos en la ciudad.
La serie reciente de collages sobre pared e instalaciones de papel tienen como finalidad la experimentación con materiales de uso escolar, papeles afiche lisos y estampados, con su propio valor plástico y expresivo, cortados, calados y pegados.
Mi interés surge como consecuencia de etapas de trabajo anteriores donde el collage con papeles de colores plenos me servía como boceto para la pintura. Ahora se ha convertido en el medio para componer con nuevas formas, tramas y relieves.
Me propongo realizar un trabajo de extrema fragilidad relacionado a lo próximo, lo cotidiano.
Me presenté a la residencia Curadora con la intención de ampliar los límites de mis trabajos y extender trayectos de viaje sin pretensión de terminar una obra.
En Rincón salí a caminar como una cuestión artística.
Sin hojas de ruta decidí sobre la marcha qué caminos tomar.
Diariamente salí a buscar colores, formas y tramas de un paisaje nuevo. En el taller los llevé a un cuaderno pequeño de dibujos, guardé impresiones de texturas del lugar en papeles frotados con grafito, tomé fotos que agregué al archivo de imágenes que uso como referentes en mis obras plásticas y realicé algunas piezas con papeles recortados sobre la pared.
Encontré por casualidad un portón gastado que se parece a mis collages, una reja de tramas geométricas como esas que suelo dibujar y descubrí que la vieja lona que cubría una ventana es casi igual a las obras que veo en museos.
Ahora esos tesoros que ofrecen “Artistas silvestres” de San José del Rincón se suman a mi colección de imágenes inspiradoras de futuros proyectos.

http://www.boladenieve.org.ar/artista/1059/gopar-valeria