Este proyecto fue realizado con el apoyo del Programa Espacio Santafesino del Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe. Convocatoria 2012

Residencia

2014 / Temporada8

Del 1 al 14 de diciembre. Cooragnizan: Curadora- Museo Castagnino+macro- CEC

Lucas Despósito (Córdoba)

CV
Nació en Bahía Blanca (Buenos Aires, Argentina), en 1979.
A los ocho años tomó clases de ballet, práctica que concluyó el mismo año que terminó sus estudios secundarios y cursó la carrera de Biología en la Universidad del Sur de Bahía Blanca durante dos años.
En el año 2000 se mudó a la ciudad de La Plata donde estudió Licenciatura en Artes Plásticas en la Facultad de Bellas Artes. Cuatro años después se trasladó a la ciudad de Buenos Aires donde continuó como autodidacta dejando inconclusa su carrera. Realizó cursos de dirección de arte para cine, talleres de interpretación de obra y comenzó a desempeñarse como asistente de artistas y montajista durante un tiempo. En el año 2012 se formó como peluquera.
Desde el año 2004 realiza muestras individuales y colectivas tanto en el país como en el extranjero.
Actualmente vive y trabaja en Buenos Aires.

Proyecto
Cuando apliqué a la residencia no lo hice con un proyecto específico ni cerrado, tenía pensado continuar un proceso que había iniciado anteriormente, donde trato de indagar sobre la construcción de estructuras autoportantes de carácter arquitectónico. Estas estructuras están basadas en el principio de reciprocidad, son un conjunto de elementos apoyados mutuamente entre sí y que con cierto coeficiente de rozamiento pueden alcanzar el equilibrio y configurar una trama espacial. La base de estos sistemas es lograr el equilibrio apoyando un elemento sobre otro sucesivamente, hasta que el último elemento se apoye finalmente sobre el primero cerrando el círculo de la autosustentación. Las construcciones no utilizan elementos de sujeción y se mantienen armadas solo por la fuerza, fricción y reciprocidad de los materiales, que en este caso serían maderas y piedras.
Durante la residencia continué un proceso orientado a trabajar en el espacio como elemento limitativo y productivo. La primera limitación que encontré fue que en Rincón no hay piedras y las maderas no tenían el tamaño y forma adecuada. Por esto el proceso se adaptó a estas obstrucciones generando otras líneas de desarrollo del proyecto. El entorno de la residencia aporto los tiempos de trabajo, contemplación, espacio y nuevos materiales para una exploración y profundización del proceso. Realicé pruebas sin pensar en un resultado determinado, un hacer por momentos errático. Estas pruebas se materializaron formalmente en dibujos, ensambles de maderas y la recolección de cortezas de árboles. Todos procedimientos donde hay una reflexión de un doble fenómeno físico y estético.
La residencia como practica de producción contemporánea sumado el contexto particular se presentó como una oportunidad única para este momento de mi producción, permitiéndome la experiencia de interactuar y cruzarme con otros artistas cada uno con sus particulares modos y en diferentes etapas de producción.

María Luque (Rosario)

CV
Nació en Rosario (Argentina), en 1983.
Exhibe sus trabajos tanto individual como colectivamente desde 2005 en museos y espacios independientes de Argentina, Chile, Perú, México, España y Alemania.
Formó parte de proyectos grupales, como el Espacio de Arte Cordón Plateado (2006-2009) y Espacio WIP (2010-2011).
Participó del I Encontro de Artistas Novos, Cidade da Cultura (Galicia, 2011), de las Residencias São João (Río de Janeiro, 2012) y Residencia En Tránsito, Pequeño Aeropuerto (Córdoba, 2013).
Recibió una mención en el IV Catálogo Iberoamericano de Ilustración (México, 2013).
Desde 2011 lleva adelante el proyecto Merienda dibujo, generando encuentros que giran en torno a la práctica del dibujo en diferentes ciudades, del que ya participaron más de 100 dibujantes.

Proyecto
Pasé todo el 2014 con el pintor Cándido López, leyendo sobre su vida y conociendo su obra. Lo fui a visitar al Museo Nacional, donde tiene una sala solo para él. Cuando el guardia de seguridad se alejó me acerqué a su autorretrato y él me guiñó un ojo. Sentí que me estaba dando permiso y que me alentaba para empezar mi proyecto.
Cándido dibujó cada detalle de la Guerra del Paraguay, cuando no tenía lápiz usaba carbón, cuando se le terminaba el papel usaba el que tenía para armar cigarrillos.
Hacía bocetos de los preparativos de las batallas, de los campamentos y del paisaje, sentado en un tronco o subido a un mangrullo. Los que lo vieron dicen que cuando dibujaba parecía un sonámbulo, indiferente a todo lo que pasaba alrededor.
Mi tatarabuelo Teodosio cursaba el último año de Medicina cuando fue enviado a la guerra. Durante la batalla de Curupaytí atendió a un soldado herido por un casco de granada, y no tuvo más opción que amputarle la mano para salvarlo.
Ese soldado era Cándido, y la mano que mi tatarabuelo amputó era la que el artista usaba para pintar.
Cándido volvió a Buenos Aires, entrenó su mano izquierda y pudo pintar 52 de los 90 bocetos que había hecho durante la guerra. Una de sus pinturas estuvo durante años abajo de mi cama, quizás por eso o tal vez por estar un poco poseída por la mano que mi tatarabuelo le cortó, Cándido me pidió que termine las pinturas que quedaron inconclusas sobre la Guerra del Paraguay.
Apliqué a la residencia para terminar este proyecto, una novela gráfica. El proceso de trabajo tuvo varias instancias, primero de lectura y de investigación, después empezó la etapa de dibujo.
Durante el transcurso de la residencia terminé de dibujar los últimos dos capítulos del libro. El cambio de escenario me favoreció mucho, al tratarse de un proyecto tan largo el último tramo a veces se hacía un poco difícil. Variar de locación y estar en un entorno diferente a donde trabajo habitualmente fue muy beneficioso.
Pienso que lo mismo seguramente le pasaba a Cándido. Él tomaba apuntes para sus pinturas en los lugares por donde la guerra lo llevaba: Corrientes, Curuzú, Yatay, Tuyutí. A pesar de lo terrible que era la guerra, encontraba en el dibujo una guarida, era el lugar donde podía descansar y sentirse seguro.

www.cargocollective.com/marialuque